ARTE ESPAÑOL

CLAUSTROS ESPAÑOLES

CLAUSTROS ESPAÑOLES

FUENTE: http://cvc.cervantes.es

7b1f7eeb2f42eef1c9aae025e2060d75

Desde el final de la Antigüedad hasta la Alta Edad Media, a lo largo del primer milenio, grupos de religiosas y religiosos cristianos optaron por marcharse a lugares apartados, primero en el Próximo Oriente y en el Norte de África y posteriormente en Europa. Lo hicieron con el fin de llevar una vida retirada, tanto si permanecían en completa soledad —al modo de los ermitaños—, como si constituían pequeñas comunidadesdonde desarrollar con mayor intensidad su espíritu religioso. Es, pues, a partir de esta voluntad de huir del mundanal ruido donde se inicia el nacimiento de los monasterios.

10a047c8ce8b421c4db04fea46b290c4

El espíritu religioso afectaba a la vida en comunidad, es decir, a la organización del día, del tiempo dedicado a la oración y al trabajo, o de aspectos tan básicos como el dormir o el comer. Todo quedaba perfectamente estipulado gracias a unas normas o estatutos preestablecidos, que configuran lo que denominamos «las reglas monásticas».

Hubo, lógicamente, diversas reglas, aunque la dada por San Benito de Nursia en el primer cuarto del siglo VI, conocida como la Regula Sancti Benedicti, fue la que más éxito alcanzó; su interpretación y desarrollo dio lugar a los movimientos monásticos más importantes, tales como los formados por los cluniacenses y los cistercienses entre los siglos X y XIII principalmente. También fueron muy relevantes otros movimientos monásticos que seguían otras reglas como los de los cartujos, los premonstratenseslas órdenes mendicantes (franciscanos y dominicos), losjerónimos, etc.

29f0a5cb3ca9f0d1d8b4a2d5ed2ea483

Esa vida en comunidad produjo, como era de esperar, el nacimiento de edificios o monasterios perfectamente articulados, que, con el tiempo, llegaron a un alto grado de complejidad y monumentalización. Así se evidencia en el plano del monasterio suizo de San Gallen, del siglo IX.

El claustro se convierte en el corazón del monasterio; toda la vida de la comunidad se articula y se organiza a su alrededor, ya que entorno a él se ubican la iglesia, la sala capitular, el refectorio, la cocina, la cilla o almacén de víveres, el dormitorio, la biblioteca, etc. Con el paso de los años, algunos monasterios llegaron, incluso, a disponer de varios claustro, cada uno de ellos con una función específica. Así, nacen el claustro reglar (siempre el más importante), el de la hospedería, el de la enfermería o el de la portería, etc.

220px-Zaragoza_-_Santa_Engracia_-_Claustro_mayor220px-Zaragoza_-_Santa_Engracia_-_Claustro_menor250px-Poblet_claustro03_lou

Pero los claustros no sólo fueron las piezas fundamentales de los monasterios: en el entorno de los claustros de las catedrales y colegiatas organizaban su vida los canónigos, que seguían también unos estatutos o una regla, generalmente la de San Agustín.

Las vicisitudes históricas vividas en España han permitido que se conserven un gran número de claustros de épocas muy diversas y de cualidades muy diferentes; todos ellos constituyen, sin duda alguna, uno de los conjuntos artísticos más importantes del mundo.

889424327e93f1e674504a467989cd88

Muchos de los monasterios, colegiatas y catedrales españolas mantienen, aún hoy, junto a la iglesia y otras dependencias, sus claustros en pie. Algunos despliegan grandes ciclos de escultura en sus arcadas; otros, destacan por su austeridad o por su arquitectura; otros deslumbran por los elementos decorativos desplegados en sus techumbres, tumbas o grandes puertas monumentales que aún conservan en sus galerías, etc.

museo-america-madrid

La especial historia cultural de la península Ibérica ha permitido que muchos patios de palacios se hayan conservado como claustros monásticos, tras ser estos edificios donados por sus dueños a comunidades religiosas para que fundaran en ellos un convento o un monasterio. Patios de mezquitas, incluso, pasaron a desempeñar una función claustral al reconvertirse al culto cristiano.

32b9df00effc9d461a656d9f07ad8c49

El claustro más antiguo que conservamos —y que podrá admirarse en la presente exposicion— es el de la catedral de Córdoba, o lo que es lo mismo, el de la mezquita más importante del califato omeya de Occidente, cuyas piedras superan ya los mil años de historia.

a2d3a12b338291d5a8ca2b822ddab556

GLOSARIO DE TÉRMINOS ARTÍSTICOS RELACIONADOS CON LOS CLAUSTROS

Armarium armariolum: Situado en la galería oriental, junto a la puerta de los monjes, era un pequeño nicho excavado en el muro provisto de baldas y puertas de madera en donde se custodiaban los libros que se utilizaban durante la lectura en el claustro y también los libros litúrgicos. En ocasiones se aprovechó la parte más occidental de la sacristía para disponer en ella elarmarium. Perderá su uso, transformándose en altares o lucillos sepulcrales, cuando el volumen de libros comience a crecer y se creen salas específicas destinadas a biblioteca.

Calefactorio: En época medieval es la única sala del monasterio provista de fuente de calor, al margen de las cocinas y la enfermería. Allí acudían los monjes a calentarse los días de mucho frío, a engrasar sus sandalias y a tonsurarse; los copistas acudían a calentar la tinta y los pergaminos; y también aquí se realizaban las sangrías (cuatro veces al año). El sistema de calentamiento solía ser una chimenea central o adosada a uno de los muros, aunque también se conservan ejemplos en los que se utilizó el sistema romano del hipocaustum. Con el tiempo perderá su función original y adquirirá otros usos.

Cilla: Es una dependencia de servicio donde se guardan las provisiones del monasterio; generalmente presenta dos pisos: el inferior solía ser utilizado como bodega, el superior, para almacenar grano.

Compás: Se trata del espacio abierto que precede a la entrada principal del monasterio; delimitado por una cerca, en él se levantaban diversas dependencias secundarias y los hogares de los servidores.

Lavabo: Situado en el centro del claustro o junto a una de las galerías —la más cercana al refectorio—, a él acuden los monjes para lavarse las manos antes de entrar al refectorio y para las abluciones. En ocasiones se trata de un simple pozo o fuente, pero frecuentemente aparece cobijado bajo una estructura arquitectónica.

Locutorio: Pequeña estancia situada generalmente cerca de la sala capitular en donde el prior puede hablar con uno o dos monjes, ordena las tareas a realizar durante la jornada, reparte el trabajo y entrega los instrumentos de labor. También en esta sala el maestro de novicios se reúne con los nuevos monjes para darles ánimos e instrucciones.

97b1dfb01cb882deb04a3420a8332278

Mandatum: La galería contigua a la iglesia recibe este nombre por celebrarse en ella el ritual del lavatorio de pies o mandatum todos los sábados y el Jueves Santo. Es denominada también «Galería de la Lectura» o «de la Colación», debido a que en ella se instalan los monjes para leer pasajes de los Padres y especialmente las Collationesantes del oficio nocturno de completas. Un banco, de madera o piedra, se situaba a lo largo del muro de la iglesia para servir de descanso a los monjes que leían y para facilitar la ceremonia del mandatum.

Pandas: Cada una de las galerías o corredores cubiertos de un claustro, a las que se abren las distintas dependencias claustrales.

claustro_ona

Refectorio: Comedor común de los monjes, de planta rectangular, situado generalmente en la galería opuesta a la iglesia; las mesas se disponían a lo largo de los muros; la mesa del prior, en uno de sus extremos, presidía las demás. Las comidas se desarrollaban en silencio, roto tan solo por las lecturas de la Biblia que realizaba, generalmente desde un púlpito, uno de los monjes.

Sacristía: Sala generalmente abovedada que comunica directamente con el templo abacial, destinada a guardar los vasos sagrados, las vestimentas litúrgicas y otros objetos. También se preparan aquí el vino y el pan utilizados en los oficios.

Sala capitular: Es una de las dependencias claustrales más importantes para la vida monástica; por ello, recibe un especial tratamiento arquitectónico y decorativo. Sentados sobre unas gradas de madera o de piedra situadas a lo largo de sus muros, los monjes se reúnen aquí diariamente para leer un capítulo de la regla —de ahí el nombre de «sala del capítulo»— que después era comentado por el abad. Además, en él, el abad da consejos espirituales, se tratan los sucesos importantes del monasterio, se distribuyen los trabajos y se termina con la confesión pública. En su interior solían ser enterrados los grandes abades.

be702199aa047c2e75cf85b865acc278

Sala de monjes: Denominada también scriptorium, es el lugar de trabajo intelectual de los monjes, donde escriben y realizan la copia de manuscritos. En los primeros tiempos, antes de que se creasen salas específicas dedicadas a noviciado, también desempeñaba esta función.

San AgustínSan Agustín (Photo credit: sharnik)

Related articles

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s