ARTE ESPAÑOL

EL ESCULTOR EDUARDO CHILLIDA JUANTEGUI

4e3700da8bc51ebd48c57d3a9fcb2312

El escultor Eduardo Chillida es uno de los artistas españoles con mayor proyección internacional. Su obra, galardonada en innumerables ocasiones, expuesta en más de una veintena de los más importantes museos y en numerosas retrospectivas, presente en el paisaje urbano de las más bellas ciudades, objeto de reflexión de grandes pensadores, es un legado de referencia ineludible en el panorama artístico del siglo XX.

d861b4213da9bc347b9aac508f090a85

FUENTE : http://cvc.cervantes.es

El Centro Virtual Cervantes desea ofrecer desde aquí un pequeño homenaje al artista e insigne académico, con el propósito de contribuir al mejor conocimiento de su obra y de su personalidad.

Eduardo Chillida Juantegui nace el diez de enero de 1924 en San Sebastián. Tercer hijo de Pedro Chillida y su mujer, la soprano Carmen Juantegui, a los 19 años comienza la carrera de Arquitectura en la Universidad de Madrid; antes, en su ciudad natal fue portero titular de fútbol de la Real Sociedad. En pocos años decide abandonar los estudios de Arquitectura para dibujar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Realiza sus primeras piezas en escultura.

ebcd3ae86bdb61d481762d6d9f8022b1

Su obra empieza a tomar cuerpo cuando se traslada a París y realiza sus primeras esculturas en yeso, impresionado por la escultura griega arcaica del Museo del Louvre. Comienza su amistad con el pintor Pablo Palazuelo.

En 1950 se casa con Pilar Belzunce en San Sebastián. Juntos se trasladan a Vellennes-sous-Bois, en la región de Seine-et-Oise (Francia). Un año después nace el primero de sus ocho hijos y pronto la familia regresa definitivamente a San Sebastián. Chillida comienza a trabajar en la fragua de Manuel Illarramendi, en Hernani. Realiza la primera pieza en hierro, Ilarik.

c701bc6d8043ca7a85789a1f648d8ec1

La obra del escultor Eduardo Chillida se caracteriza por su introducción en los espacios abiertos, integrándose para formar parte de ellos. Así, sus esculturas salen de su encierro en los museos, «toman la calle» y se acercan a cualquier persona que lo desee. Por ejemplo, El peine de los vientos se abre al mar de San Sebastián; la Plaza de los Fueros de Vitoria hace desear al espectador introducirse en ella para desvelar sus misterios… Y así también Lo profundo es el aire, del Museo de Escultura Española del Siglo XVII, en Valladolid; su Puerta de la Libertad, del barrio gótico de Barcelona; y, la que tal vez sea su obra más emblemática,Gure Aitaren Etxea, en Gernika.

El día 19 de agosto de 2002 falleció en su ciudad de San Sebastián, en su casa del Monte Igueldo.

9f6ae62d4738f2f2cd177ab65eedbbf5

OBRA

MUSEO CHILLIDA LEKU

«Chillida nos ha descubierto la respiración del caserío vasco
(sus grandes pulmones) y su luz, su dimensión vital.
Ha encontrado en el interior del caserío la esencia
de su escultura en busca de una arquitectura heterodoxa.»

Desde septiembre de 2000 Chillida Leku exhibe 42 esculturas dispersas por la finca y 120 obras entre figuras menores, gravitaciones y dibujos dentro del caserón del siglo XVI.  Se trata de un proyecto que Eduardo Chillida vino madurando durante 18 años y que por fin materializó en Hernani.

42775ff91584dcd334812a7c98cbf1f1

CHILLIDA EN EL GUGGENHEIM

[En 1999, el Museo Guggenheim de Bilbao dedicó
una gran exposición retrospectiva a la obra de Eduardo Chillida;
se recoge aquí una descripción de la muestra].

cbbe6572d3c6a90b3f4c4586aba8d0ea

Nunca antes la obra de Chillida se ha expuesto en un lugar tan singular como el Museo Guggenheim Bilbao y, por eso, lo primero que ha de tener en cuenta el visitante es la relación entre las obras y los espacios donde se encuentran. Por ello, las esculturas están agrupadas en familias, que se corresponden con el camino andado por el propio escultor, con sus preocupaciones e intereses. Pero también, con los materiales empleados por Chillida desde sus primeras piezas de 1948 en yeso hasta las del último año, elaboradas en acero cortén, pasando por el hierro, madera, granito, alabastro y papel.(…)

PROYECTO DE TINDAYA

Montaña mágica, su proyecto más ambicioso y polémico

Foto de Chillida con la maqueta del TindayaEl proyecto de Tindaya tiene un origen poético y una intención de impresencia espacial: se partía de un verso de Jorge Guillén, «Lo profundo es el aire», para luego consagrar la existencia del vacío, es decir, del espíritu interno de una montaña o de una materia.

En definitiva, y con exquisito respeto a lo ecológico, de lo que se trata es de horadar la tierra con la contemporaneidad de la técnica y con la poesía escultórica de una mística del mundo antiguo de los elementos.

Porque Chillida, maestro en la escultura del lleno y el vacío, sólo pretende una obra monumental que enlaza su universo creativo con esa vieja tradición espiritual de montañas mágicas, contemplativas, protectoras y rituales. Más allá de eso, el proyecto de un enorme cubo con paredes de traquita en el interior de la montaña tiene, asimismo, una intención de convertir su apariencia escultórica en representación de un horizonte de tolerancia que debe de ser común a todos los hombres.(…)

848394548c1036d475129d9c98cc171a

CHILLIDA Y ESTADOS UNIDOS

El embajador de EE.UU. en España, Richard Gardner, entregó en 1995 a Chillida el certificado y la insignia que lo acreditarán como uno de los 75 miembros extranjeros de la Academia Americana de las Artes y las Letras, después de que no pudiera asistir meses antes al acto de ingreso que le habían preparado en Nueva York.

11cb8c1a86d66af87c10ca5964edcdc9

CHILLIDA EN ROMA

Chillida se reencuentra con Tàpies en Roma

«Iru Burni», obra de Eduardo Chillida, ante el templete San Pietro in Montoro de Bramante, en la Academia Española de RomaEntre el 17 de enero y el 24 de febrero de 2002, el conjunto escultórico de Eduardo Chillida Iru burni se irguió frente al famosotempietto renacentista de San Pietro in Montoro. El claustro de la Academia de España en Roma, donde está el templo circular de Donato Bramante, primer monumento del Cinquecento renacentista romano, ofreció un aspecto insólito con la presencia metálica de las tres piezas del escultor vasco.(…)

HUELLA

EL ARQUITECTO DE CHILLIDA

En 1987 Eduardo Chillida llamó al arquitecto que seis años atrás le había rehabilitado su casa sobre el Peine de los vientos y le habló de una obra con la que su mujer, Pilar Belzunce, y él soñaban desde hace tiempo.

Joaquín Montero Basqueseaux es el artífice del Pabellón de acceso a Chillida Leku y de la rehabilitación y adaptación del caserío que preside la finca en la que el veterano artista decidió instalar la colección particular de su propia obra, en Hernani. Estos trabajos, culminados cuando el museo abrió sus puertas a finales de septiembre de 2000, se prolongaron a lo largo de 14 años y le han proporcionado un accésit en los «Premios del Colegio de Arquitectos vasco-navarro» en 2001, en cuya delegación en Bilbao dio una conferencia. Montero, que ha adaptado los espacios públicos de numerosas ciudades europeas en los que lucen esculturas de Chillida, reconoce que Chillida Leku es en su carrera algo «muy especial» y relata cómo el escultor y él se pasaron «dos o tres años hablando mucho y sin tocar nada: no hubo ningún momento en que se concibiera el Museo como ahora se conoce, sólo sabíamos que iba a ser un espacio expositivo».(…)

huella-expo_con_hijo-eduardochillidabelzunce

EDUARDO CHILLIDA,HIJO

En 2001, Eduardo Chillida y su hijo menor, el pintor Eduardo Chillida Belzunce, expusieron juntos por primera vez en el mismo espacio. La muestra se desarrolló en las salas que Caja Madrid posee en las Torres Kío de la capital de España, y constó de catorce esculturas del maestro consagrado y siete obras (óleos, en su mayoría) del emergente pintor.(…)

21586836b9e2fc64a42afedfd81028e8

Su cuerpo acusa el desgaste de la vida, pero de su interior continúa surgiendo la misma fuerza que ha transmitido a su ingente obra artística hasta dotarla de una monumentalidad que está presente incluso en sus piezas más minúsculas y en sus dibujos. Además, sigue acariciando su obra más ambiciosa: la apertura de un simple espacio cúbico de cincuenta metros de lado en el seno del monte Tindaya, en la isla de Fuerteventura, abierto a la luna, al sol y al mar.

Las protestas de los ecologistas de la isla, que reproducen por simpatía algunos grupos vascos a las puertas del Museo Guggenheim, le disgustan por ciegas, porque piensa que su obra contribuiría además a la preservación de una montaña tenida por sagrada, pero de la que nadie se acordaba hasta que él presentó su proyecto. No parece dispuesto a dar marcha atrás. Y así lo manifiesta mientras asiste, acompañado de su mujer, Pilar Belzunce, a la presentación de un despliegue inusitado de sus obras de todos los tiempos a través de los singulares espacios creados por Frank Gehry en el Museo Guggenheim de Bilbao…(…)

445147d1748f7c73fde510408ba38ac0

EL TALLER

POR GABRIEL CELAYA

El taller es oscuro y prometéico.
No fuegos fatuos. Fuegos combativos.
Fuegos vascos. Fuegos y juegos
que levantan lo sano por lo alto.
Las herramientas fieras,
los hornos de Galtzagorri que se divierte en la llama, Basojaun, el ferrón, que                                                                 [levanta una oreja, se ríe un rato,
luego trabaja. Luego golpea.
Luego…
Hay que domar el caos.
Hay que colonizar el vacío y poblarlo
de figuras dominantes y sagradas.
Chillida lo hace a su modo como antes
hicieron otros, golpeando y sudando,
sudando y pensando,
hace…
Se nota en su taller de ferrón, y en un olor, y en un calor…

Es el desorden cordial de la vida material, el amor de los metales destellantes,
y el golpe que lleva a más,
o —¿por qué no decirlo?— la casualidad.
Pues, ¿no hay siempre un secreto germinal, matnzoriginal, temblor y soledad
en este prometéico ¡zas, sí, yo, más!?
En este taller
—fuego, escorias, suciedad,
materiales arrumbados, fuegos gastados, iras, cansancios,
[artefactos que quizás para algo sirven— su presencia erigida y
[un poder dominante crean un orden secreto.
Y así surgen del caos los dioses prometéicos. Encima del taller está el estudio,
la mesa del dibujante y el ingeniero de sueños, los cálculos razonados, los
[proyectos,
pero…

 

 

 

Related articles

 

Estándar
ARTE ESPAÑOL

PAISAJES DE ESPAÑA – CASTILLA Y LEÓN

1b8ceab0f8f6e56344540abc0be3650d

Castilla y León es la comunidad autónoma de mayor extensión de España y esa circunstancia contribuye a que su territorio roce paisajes muy diversos y eso, unido a su larga historia, ha enriquecido su toponimia. (Véase la serie «Castilla y León y sus topónimos IIIIIIIVV yVI» perteneciente a la sección Rinconete.).

FUENTE: http://cvc.cervantes.es

4dd539ace89cc112d6f4626cc32b7ef1

En las provincias castellanas de Burgos, Valladolid, Palencia y Soria es posible recorrer parajes que combinan los amplios horizontes de las vastas llanuras con los escarpados montes.

66049ab7245c64f60d85b6890fdf6782

 

SORIA

 

62b5ef01209fa3b94be02879c8195330

El ejemplo de la Sierra de la Demanda, en Burgos, puede resultar muy ilustrativo de la importancia de los enclaves naturales; este territorio montañoso, junto a otros muchos que salpican la región (en el Sistema Ibérico, en el Sistema Central o en la Cordillera Cantábrica), complementa el equilibrio de los entornos y conserva espacios de gran diversidad. Nos da una idea de ellos el sevillano Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) en una de sus leyendas (Los ojos verdes), abrazada por la frondosidad soriana del Moncayo, ya a punto de entrar en Aragón:

2e957c016d1544962024aa7e6d01450a

“Todo allí [en el Moncayo] es grande. La soledad, con sus mil rumores desconocidos, vive en aquellos lugares y embriaga el espíritu en su inefable melancolía. En las plateadas hojas de los álamos, en los huecos de las peñas, en las ondas del agua, parece que nos hablan los invisibles espíritus de la naturaleza, que reconocen un hermano en el inmortal espíritu del hombre.”

A la naturaleza se suma en Castilla y León la presencia silenciosa de innumerables hitos históricos: desde el remoto pasado redescubierto recientemente en la burgalesa sierra de Atapuerca, a los múltiples castillos que dieron nombre a la región y a las ciudades y villas de honda memoria. En este caso, el arte en piedra ocupa un lugar muy destacado: el Camino de Santiago atraviesa buena parte de este norte castellano.

756a31e55dbdca64924a5d2e75a07c4f

En la siempre interesante provincia de Segovia se agrupan paisajes de variado aspecto que resumen la fisonomía de Castilla: la sierra, la llanura, los campos cultivados, los pinares, las extensiones secas y las riberas arboladas de los ríos. El Real Sitio de la Granja de San Ildefonso se encuentra a unos 10 kilómetros al sureste de la capital, Segovia. Felipe V ordenó construir aquí un palacio a partir de 1721. Los jardines los diseñó el arquitecto francés Carlier, con ayuda del jardinero Boutelou. Además de sus ornamentos vegetales y escultóricos, quizá lo más destacable de los jardines sean sus veintiséis fuentes (Los Vientos, La Fama, La Carrera de Caballos…); ocho de ellas disponen de juegos de agua.

94e7fe8202f557050e2fc1678bbe9960

Durante el Imperio Romano se construyó el famoso acueducto, símbolo de la ciudad de Segovia. Pero Segovia no es sólo acueducto: de la Edad Media permanecen las murallas y las iglesias románicas. También el Alcázar, residencia real de los Trastámara en el siglo XV, cuyo tejado ordenó empizarrar Felipe II en el XVI. Como ejemplo del último gótico español, hay que citar la catedral. Se comenzó su construcción en 1525, según planos de Juan Gil de Hontañón, y se concluyó a fines del siglo XVII.

La provincia castellano-leonesa de Ávila, en la que nacieron los poetas místicos Santa Teresa de Jesús (1515-1582) ySan Juan de la Cruz (1542-1591) y el escritor José Jiménez Lozano (1930), no deja de sorprender por su serena belleza y armonía. A orillas del río Adaja está situada la capital, Ávila, que atesora uno de los mejores cinturones de murallas medievales europeas, del siglo XI, e interesantes edificaciones románicas de carácter diverso. Por otra parte, Ávila es la capital de provincia española situada a mayor altitud sobre el nivel del mar (más de 1130 metros). La altitud de Ávila, unida a la notable influencia de la cercana Sierra de Gredos, explica la rigurosidad de su clima invernal y también el curioso modelado de los afloramientos de roca granítica, los berrocales, que salpican la llanura del centro y norte de la provincia.

12de7fac7b5d955ec98a2523c3d4c1dd

La Sierra de Gredos eleva el sur de Ávila y se engloba en el Sistema Central, que recorre el centro de la península ibérica con dirección noreste-suroeste. La riqueza en muestras de modelado glaciar y en enclaves de gran interés faunístico convierten estas montañas en un valor natural de primer orden. La diferencia entre la umbría vertiente norteña y la solana meridional se refleja sobre todo en la cubierta de vegetación: al sur, el clima más suave tolera el arbolado y el cultivo de frutales (como en el valle del río Tiétar).

En el recorrido que plantea el Centro Virtual Cervantes por las provincias de León, Zamora y Salamanca, se pueden visitar desde las serenas campiñas de las comarcas de Babia y el Bierzo hasta las colinas brutalmente erosionadas que, en Las Médulas, modeló la minería del oro en la época romana. La naturaleza se combina con la grandiosidad monumental de estas provincias, resaltada en el León que recorre el Camino de Santiago y en la expresividad medieval de Zamora. Por su parte, a su riqueza paisajística, Salamanca une también la presencia de su antigua y famosa Universidad, que alojó en sus aulas las enseñanzas de grandes nombres de la literatura tales como el conquense Fray Luis de León(1527-1591) o el vizcaíno Miguel de Unamuno (1864-1931), y que fue escenario de innumerables fragmentos de la literatura:

a1e889f40a7cd8a11968a70b2e23991e

“Sucedió que se llegó el tiempo que sus amos acabaron sus estudios y se fueron a su lugar, que era una de las mejores ciudades de la Andalucía. Lleváronse consigo a Tomás, y estuvo con ellos algunos días; pero, como le fatigasen los deseos de volver a sus estudios y a Salamanca (que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado), pidió a sus amos licencia para volverse. Ellos, corteses y liberales, se la dieron, acomodándole de suerte que con lo que le dieron se pudiera sustentar tres años.”

[Novela del licenciado Vidriera, Miguel de Cervantes.]

b44bf7638d72c9420c6cb7ec67c8472e

SALAMANCA

a0f301edd171daa94ef96b85b94afc3d

bc977e32ea57598aeca6a9833a7d15c9d8b6150c84c876e3b132a8dc40b8eca7

PLAZA DE LA MAYOR

Al contemplar las imágenes de estas tierras es difícil no pensar en las obras literarias y en los autores a los que sirvieron de inspiración. Rodrigo Díaz de Vivar recorrió muchos de estos lugares, como atestigua el Cantar de Mío Cid. Siglos después, el poeta Antonio Machado maduró, también aquí, su inmortal poemario Campos de Castilla. Y aquí capturó como pocos en sus libros el aire de la tierra y sus pobladores Miguel Delibes (Valladolid, 1920).

161d8ea27c03f2203f58fa49a5d9d38b

Related articles

 

Estándar
ARTE ESPAÑOL

CLAUSTROS ESPAÑOLES

CLAUSTROS ESPAÑOLES

FUENTE: http://cvc.cervantes.es

7b1f7eeb2f42eef1c9aae025e2060d75

Desde el final de la Antigüedad hasta la Alta Edad Media, a lo largo del primer milenio, grupos de religiosas y religiosos cristianos optaron por marcharse a lugares apartados, primero en el Próximo Oriente y en el Norte de África y posteriormente en Europa. Lo hicieron con el fin de llevar una vida retirada, tanto si permanecían en completa soledad —al modo de los ermitaños—, como si constituían pequeñas comunidadesdonde desarrollar con mayor intensidad su espíritu religioso. Es, pues, a partir de esta voluntad de huir del mundanal ruido donde se inicia el nacimiento de los monasterios.

10a047c8ce8b421c4db04fea46b290c4

El espíritu religioso afectaba a la vida en comunidad, es decir, a la organización del día, del tiempo dedicado a la oración y al trabajo, o de aspectos tan básicos como el dormir o el comer. Todo quedaba perfectamente estipulado gracias a unas normas o estatutos preestablecidos, que configuran lo que denominamos «las reglas monásticas».

Hubo, lógicamente, diversas reglas, aunque la dada por San Benito de Nursia en el primer cuarto del siglo VI, conocida como la Regula Sancti Benedicti, fue la que más éxito alcanzó; su interpretación y desarrollo dio lugar a los movimientos monásticos más importantes, tales como los formados por los cluniacenses y los cistercienses entre los siglos X y XIII principalmente. También fueron muy relevantes otros movimientos monásticos que seguían otras reglas como los de los cartujos, los premonstratenseslas órdenes mendicantes (franciscanos y dominicos), losjerónimos, etc.

29f0a5cb3ca9f0d1d8b4a2d5ed2ea483

Esa vida en comunidad produjo, como era de esperar, el nacimiento de edificios o monasterios perfectamente articulados, que, con el tiempo, llegaron a un alto grado de complejidad y monumentalización. Así se evidencia en el plano del monasterio suizo de San Gallen, del siglo IX.

El claustro se convierte en el corazón del monasterio; toda la vida de la comunidad se articula y se organiza a su alrededor, ya que entorno a él se ubican la iglesia, la sala capitular, el refectorio, la cocina, la cilla o almacén de víveres, el dormitorio, la biblioteca, etc. Con el paso de los años, algunos monasterios llegaron, incluso, a disponer de varios claustro, cada uno de ellos con una función específica. Así, nacen el claustro reglar (siempre el más importante), el de la hospedería, el de la enfermería o el de la portería, etc.

220px-Zaragoza_-_Santa_Engracia_-_Claustro_mayor220px-Zaragoza_-_Santa_Engracia_-_Claustro_menor250px-Poblet_claustro03_lou

Pero los claustros no sólo fueron las piezas fundamentales de los monasterios: en el entorno de los claustros de las catedrales y colegiatas organizaban su vida los canónigos, que seguían también unos estatutos o una regla, generalmente la de San Agustín.

Las vicisitudes históricas vividas en España han permitido que se conserven un gran número de claustros de épocas muy diversas y de cualidades muy diferentes; todos ellos constituyen, sin duda alguna, uno de los conjuntos artísticos más importantes del mundo.

889424327e93f1e674504a467989cd88

Muchos de los monasterios, colegiatas y catedrales españolas mantienen, aún hoy, junto a la iglesia y otras dependencias, sus claustros en pie. Algunos despliegan grandes ciclos de escultura en sus arcadas; otros, destacan por su austeridad o por su arquitectura; otros deslumbran por los elementos decorativos desplegados en sus techumbres, tumbas o grandes puertas monumentales que aún conservan en sus galerías, etc.

museo-america-madrid

La especial historia cultural de la península Ibérica ha permitido que muchos patios de palacios se hayan conservado como claustros monásticos, tras ser estos edificios donados por sus dueños a comunidades religiosas para que fundaran en ellos un convento o un monasterio. Patios de mezquitas, incluso, pasaron a desempeñar una función claustral al reconvertirse al culto cristiano.

32b9df00effc9d461a656d9f07ad8c49

El claustro más antiguo que conservamos —y que podrá admirarse en la presente exposicion— es el de la catedral de Córdoba, o lo que es lo mismo, el de la mezquita más importante del califato omeya de Occidente, cuyas piedras superan ya los mil años de historia.

a2d3a12b338291d5a8ca2b822ddab556

GLOSARIO DE TÉRMINOS ARTÍSTICOS RELACIONADOS CON LOS CLAUSTROS

Armarium armariolum: Situado en la galería oriental, junto a la puerta de los monjes, era un pequeño nicho excavado en el muro provisto de baldas y puertas de madera en donde se custodiaban los libros que se utilizaban durante la lectura en el claustro y también los libros litúrgicos. En ocasiones se aprovechó la parte más occidental de la sacristía para disponer en ella elarmarium. Perderá su uso, transformándose en altares o lucillos sepulcrales, cuando el volumen de libros comience a crecer y se creen salas específicas destinadas a biblioteca.

Calefactorio: En época medieval es la única sala del monasterio provista de fuente de calor, al margen de las cocinas y la enfermería. Allí acudían los monjes a calentarse los días de mucho frío, a engrasar sus sandalias y a tonsurarse; los copistas acudían a calentar la tinta y los pergaminos; y también aquí se realizaban las sangrías (cuatro veces al año). El sistema de calentamiento solía ser una chimenea central o adosada a uno de los muros, aunque también se conservan ejemplos en los que se utilizó el sistema romano del hipocaustum. Con el tiempo perderá su función original y adquirirá otros usos.

Cilla: Es una dependencia de servicio donde se guardan las provisiones del monasterio; generalmente presenta dos pisos: el inferior solía ser utilizado como bodega, el superior, para almacenar grano.

Compás: Se trata del espacio abierto que precede a la entrada principal del monasterio; delimitado por una cerca, en él se levantaban diversas dependencias secundarias y los hogares de los servidores.

Lavabo: Situado en el centro del claustro o junto a una de las galerías —la más cercana al refectorio—, a él acuden los monjes para lavarse las manos antes de entrar al refectorio y para las abluciones. En ocasiones se trata de un simple pozo o fuente, pero frecuentemente aparece cobijado bajo una estructura arquitectónica.

Locutorio: Pequeña estancia situada generalmente cerca de la sala capitular en donde el prior puede hablar con uno o dos monjes, ordena las tareas a realizar durante la jornada, reparte el trabajo y entrega los instrumentos de labor. También en esta sala el maestro de novicios se reúne con los nuevos monjes para darles ánimos e instrucciones.

97b1dfb01cb882deb04a3420a8332278

Mandatum: La galería contigua a la iglesia recibe este nombre por celebrarse en ella el ritual del lavatorio de pies o mandatum todos los sábados y el Jueves Santo. Es denominada también «Galería de la Lectura» o «de la Colación», debido a que en ella se instalan los monjes para leer pasajes de los Padres y especialmente las Collationesantes del oficio nocturno de completas. Un banco, de madera o piedra, se situaba a lo largo del muro de la iglesia para servir de descanso a los monjes que leían y para facilitar la ceremonia del mandatum.

Pandas: Cada una de las galerías o corredores cubiertos de un claustro, a las que se abren las distintas dependencias claustrales.

claustro_ona

Refectorio: Comedor común de los monjes, de planta rectangular, situado generalmente en la galería opuesta a la iglesia; las mesas se disponían a lo largo de los muros; la mesa del prior, en uno de sus extremos, presidía las demás. Las comidas se desarrollaban en silencio, roto tan solo por las lecturas de la Biblia que realizaba, generalmente desde un púlpito, uno de los monjes.

Sacristía: Sala generalmente abovedada que comunica directamente con el templo abacial, destinada a guardar los vasos sagrados, las vestimentas litúrgicas y otros objetos. También se preparan aquí el vino y el pan utilizados en los oficios.

Sala capitular: Es una de las dependencias claustrales más importantes para la vida monástica; por ello, recibe un especial tratamiento arquitectónico y decorativo. Sentados sobre unas gradas de madera o de piedra situadas a lo largo de sus muros, los monjes se reúnen aquí diariamente para leer un capítulo de la regla —de ahí el nombre de «sala del capítulo»— que después era comentado por el abad. Además, en él, el abad da consejos espirituales, se tratan los sucesos importantes del monasterio, se distribuyen los trabajos y se termina con la confesión pública. En su interior solían ser enterrados los grandes abades.

be702199aa047c2e75cf85b865acc278

Sala de monjes: Denominada también scriptorium, es el lugar de trabajo intelectual de los monjes, donde escriben y realizan la copia de manuscritos. En los primeros tiempos, antes de que se creasen salas específicas dedicadas a noviciado, también desempeñaba esta función.

San AgustínSan Agustín (Photo credit: sharnik)

Related articles

 

Estándar
ARTE ESPAÑOL, MUSEO DEL PRADO

MUSEO DEL PRADO

Museo del Prado

Museo del Prado (Photo credit: Jim the Chin)

MUSEO DEL PRADO

El Museo del Prado no sólo constituye una de las referencias esenciales de la cultura española: es una representación nutrida y excelente de la producción artística humana. El Centro Virtual Cervantes se acerca, desde esta sección, a los fondos que alberga la pinacoteca madrileña, mediante diversas selecciones temáticas de su pintura.

Jesús en casa de Anás también conocido como Je...

Jesús en casa de Anás también conocido como Jesús ante el Sumo Sacerdote Casón del Buen Retiro. Museo del Prado. (Photo credit: Wikipedia)

Jesús en casa de Anás también conocido como Jesús ante el Sumo Sacerdote Casón del Buen Retiro. Museo del Prado. (Photo credit: Wikipedia)

FUENTE: http://cvc.cervantes.es

INFORMACIÓN SOBRE EL MUSEO DEL PRADO

Prado avenue, CienfuegosPrado avenue, Cienfuegos (Photo credit: lezumbalaberenjena)

Español: Casón del Buen Retiro, Madrid.

Español: Casón del Buen Retiro, Madrid. (Photo credit: Wikipedia)

Español: Casón del Buen Retiro, Madrid. (Photo credit: Wikipedia)

Situado en el centro de la ciudad de Madrid, el Museo del Prado constituye en sí mismo, desde 1819, el núcleo de un ámbito artístico muy amplio, que abarca las obras de maestros de todo el mundo. El museo se articula en dos sedes, muy próximas entre sí: el Edificio Villanueva (el más representativo), situado en el Paseo del Prado, y el Casón del Buen Retiro. En octubre de 2007 se ha inaugurado una ampliación del museo que tiene como protagonista el claustro de la vecina iglesia de los Jerónimos.

En las diferentes salas, el visitante del museo puede encontrar no sólo excepcionales ejemplos de la obra pictórica de autores españoles (Goya, Velázquez, Zurbarán…), sino también obras de grandes maestros de otras escuelas (Tiziano, Rubens o El Bosco, por ejemplo), así como muestras de esculturas de gran calidad y otras expresiones artísticas.

El Museo del Prado es una de las principales y más visitadaspinacotecas del mundo. De historia larga y no siempre plácida, cumplió 190 años de existencia en noviembre de 2009. En sus fondos conserva además de pintura, escultura y artes decorativas muchos valiosos secretos, como su repertorio de piezas bibliográficas clásicas relacionadas, entre otras materias, con la teoría del Arte.

Español: Estatua de Velázquez en la entrada de...Español: Estatua de Velázquez en la entrada del Museo del Prado de Madrid (Photo credit: Wikipedia)

Citas en Claroscuro recopila esos comentarios semanales y ofrece además en cada apartado una interesante galería con imágenes ampliadas de las obras que se estudiaron. Es una muestra que creció a la par de «Claroscuro»: las últimas incorporaciones a sus páginas se pueden ver en la sección de Novedades.

OTRAS NOVEDADES:

0b5f451bd9ad7671d87d2f937bad18c4

53e5987cfb49e5fd8d0ad858be2bdc1e

66dbed387d638be8b6981a00c595c451

71d3af1db7f7bb00dcab2a00e7806415

807eac47246cc5c518a0991d7f2703d8

901a71511d266a6798e689e971ae9df2

165c618bb0240c6c691546710d4a3a71

LOS ESPAÑOLES PRECURSORES

Durante la Edad Media, la creación pictórica española se desarrolló de acuerdo con los estilos coetáneos predominantes en el resto de la Europa Occidental. Se centraba en su mayor parte en la temática de inspiración religiosa, en dos vertientes: ya fuera para el ornamento de los templos o como amparo de la devoción privada.

precursores01

Se reúnen aquí numerosas muestras de ambos aspectos, patentes en Juan de Flandes, destacado autor de la escuela hispanoflamenca del siglo xv, así como en Miguel Ximénez, Jaime Huguet o Pablo de San Leocadio, entre otros muchos ejemplos. A partir de mayo de 2010 se abrieron en el Museo del Prado siete salas nuevas dedicadas a la pintura española desde el Románico al Renacimiento (ver en Espacio Cervantes).

Rostros del Museo del Prado

Los maestros de la pintura siempre mostraron un marcado interés por la representación próxima del ser humano, ya fuese mediante retratos o mediante otro tipo de creaciones. El Centro Virtual Cervantes los invita a un fascinante recorrido por las salas del Museo del Prado, en busca de los rostros y las miradas que quedaron plasmados en los lienzos de los mejores pintores españoles y europeos desde el sigloXII al XIX.

OTROS ROSTROS DE LA PINTURA EUROPEA

48b70106f1de336eacd7446ff0b2a51e

65721d57f96e5da03572194c6039e7b8

La exposición avanza por tres atractivos caminos:

Maestros españoles: La riqueza de las colecciones del Museo del Prado abarca también, por supuesto, excelentes cuadros firmados por los mejores pintores españoles (Murillo, Ribera, Sánchez Coello…).

greco_caballeromano_al600_an428

Entre la amplia colección de obras del Museo del Prado, encontramos muy buenos ejemplos de retrato: la célebre obra de El GrecoEl caballero de la mano en el pecho, y también la imagen que Vicente López Portaña nos transmitió del inmortal Goya. Por otra parte, la importancia del retrato cortesano no puede pasar inadvertida: una esencial aportación a este género es la de autores como Alonso Sánchez Coello y Juan Carreño de Miranda. En cuanto a los rostros que podemos encontrar en las obras de género, destacan los de Murillo (La gallega de la moneda) y la representación del filósofo Demócrito que realizó José de Ribera.

romanico_maderuelo_al600_an401

Estos frescos se encontraban primitivamente en la Capilla de la Santa Cruz, en Maderuelo (Segovia). La ausencia de volumen en la pintura románica y los colores planos reducen la mirada a la expresión del rostro, marcada con sencillez mediante contornos oscuros y breves pistas. No se representa a un personaje, sino una idea: el tema religioso del conjunto de pinturas murales (ángeles, escenas de los Evangelios y del Antiguo Testamento)

Maestros europeos: Una muestra de las obras que autores como Rafael, Tiziano y El Bosco dedicaron al rostro y a sus posibilidades expresivas.

Obras del Bosco, Rafael, Tiziano, Antonio Moro, Tintoretto, Jacob Jordaens y Godfried Schalken ilustran una visita a la rica galería de retratos que atesora el Museo del Prado.

A continuación se pueden contemplar algunas de las principales pinturas de estos grandes maestros, que nos muestran al ser humano captado de cerca, tanto en retrato como en pintura de género.

Siempre se afirma que lo importante en un retrato es representar el carácter del personaje, llegar a lo más profundo a través de la mirada, del gesto. El atuendo del modelo e incluso el espacio en que éste aparece nos ofrecen también una información muy valiosa. En este caso, Rafael logró que el cardenal irradiase una cierta distancia, una inteligencia observadora. El fondo, sin detalles, y el logrado juego de brillos tornasolados de la vestimenta cardenalicia no nos distraen del vértice de atención que supone el rostro, pero nos lo ubican en su contexto.

rafael_cardenal_al600_an420

El espejo: ¿Cómo se veían los autores a sí mismos? Con los autorretratos, muchos grandes nombres de la historia de la pintura nos legaron sus propias imágenes (Durero, Goya, Rembrandt, Velázquez…).

EL ESPEJO

Un autorretrato puede entenderse como un simple ejercicio de estilo por parte de un autor, o como un intento de anunciar su propia existencia ante el mundo (bien de modo arrogante, bien con serena humildad). Para poder representarse a sí mismos, los pintores se contemplan en un espejo. Sin embargo, el espejo en que los autores se contemplan no es una simple superficie bruñida, de cristal o metálica. Más bien es su propio yo, su carácter y sus aspiraciones, expresadas en el tratamiento de color, fondo y atributos con que ellos mismos se trasladan al lienzo. De este género, tan revelador sobre la personalidad del artista, el Museo del Prado ofrece una recopilación de singular interés.

durero_autor_al600_an449

 

De los retratos de Durero que se conservan, el presente data de cuando el autor contaba unos 27 años, y nos revela cierto gusto por su propia imagen. El fondo del cuadro representa ventanas abiertas a paisajes lejanos.

En la Europa del Norte, en plena época de la Reforma, los temas religiosos quedaron postergados a favor de los motivos más humanos, laicos y burgueses.

c51be502002c572bb2a9fc3fc0df5858

RELATED ARTICLES

 

Estándar