ARTE ESPAÑOL, el artista

JULIO CARO BAROJA (MADRID,1914-1995)

064cc3626447d5ea20c56ccd3066bc5af269c325ab66ce2ac7ff16befd01172e

JULIO CARO BAROJA

Julio Caro Baroja (Madrid13 de noviembre de 1914 – Vera de Bidasoa (Navarra), 18 de agosto de1995) fue un antropólogohistoriadorlingüistafolklorista y ensayista español, sobrino del escritor Pío Baroja y del pintor y escritor Ricardo Baroja.

TRAYECTORIA

9708d825684d084a8eb9e45a63555e4f

 

Hijo del editor Rafael Caro Raggio y de Carmen Baroja, sobrino del novelista Pío Baroja y del pintorRicardo Baroja, y hermano del documentalista, etnógrafo y escritor Pío Caro Baroja, fue discípulo deTelesforo AranzadiJosé Miguel de BarandiaránHermann Trimborn y Hugo Obermaier, quienes lo encaminaron a la historia y a la etnografía.

Se doctoró en Historia antigua por la Universidad de Madrid, donde ejerció brevemente como profesor. Posteriormente dirigió el Museo del Pueblo Español de Madrid, pero trabajó básicamente en solitario. Por distintas razones, tanto personales como circunstanciales, se mantuvo al margen de la universidad, excepto durante dos cortos períodos de docencia, uno en Coímbra y otro, mucho más tarde, en el País Vasco. Realizó numerosos viajes por España y el extranjero, con estancias prolongadas en Estados Unidos e Inglaterra (entre 1951 y 1953), dedicándose, como dijo alguna vez, «a sus labores».

Fruto de su formación y de los maestros que tuvo, sus primeros trabajos tratan sobre temas etnográficos, escritos cuando tan sólo tenía 15 años, así como su tesis doctoral en 1941, que fue la base de una trilogía muy posterior acerca de los ciclos de las fiestas de invierno (El carnaval, 1965), de primavera (La estación de amor, 1979) y de verano (El estío festivo, 1984).

bfec64902e432f04bb93e56ef471acc8

 

7ad3016fc2e3e33ab9f2b3299513dcaf

En sus primeros libros se expone una síntesis de la etnología en España y en particular de la del País Vasco: Los pueblos del norte de la península Ibérica (1943), Los pueblos de España (1946), Los vascos (1949).

Sus estudios relacionados con aspectos tecnológicos vienen de la época en que dirigió el Museo del Pueblo Español. Entre ellos caben destacar los dedicados a los arados españoles (1949) y a los molinos de viento (1952), publicados en la Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, de la que fue director durante quince años.

Viajar al Sahara en 1952 hizo que su interés se orientara hacia el hecho de las minorías étnicas. Publicó los Estudios saharianos (1955), quizás el libro más valioso acerca de este territorio africano bajo dominio español en aquella época. Los moriscos del reino de Granada (1957) y otros posteriores marcan el sincretismo entre etnografía e historia, por ser fruto de su intensa labor de investigación en los archivos de la InquisiciónLas brujas y su mundo (1961), su obra más conocida, Vidas mágicas e Inquisición (2 vols., 1967) y, sobre todo, Los judíos en la España moderna y contemporánea (3 vols., 1961–1962). Otros estudios sobre grupos o minorías oprimidas nos dan una visión de los gitanosmendigos o bandidos del área mediterránea.

Ritos y mitos equívocos (fragmento)

68f2b66beffd621055ff36ba67c26cc1

“ La dendrolatría en el norte de España, en las provincias vascongadas, Santander y Asturias, tuvo siempre caracteres muy definidos a consecuencia de la vegetación forestal que hay en aquella zona, caracteres que se asemejan de manera evidente a los que tuvo el culto a los árboles de los viejos países europeos del centro y del septentrión.
Estas formas en síntesis son tres: veneración por los árboles y bosques en general; veneración por determinados árboles y bosques en particular; veneración por los espíritus que habitan los árboles y los bosques. Tales espíritus son muchos y de diversa índole. Aquí no nos fijaremos más que en los más característicos. Aparte de esta veneración religiosa, pero sin duda derivada de ella, queda todo un cuerpo de principios de Derecho, más o menos consuetudinarios, más o menos estrictos, que hacen que los árboles, y antes que ninguno el roble, tengan un significado profundo en la vida colectiva, política y legal.

3e9f7959b500fff1387234de2da5ca80


Los númenes más conocidos de los bosques de la antigüedad clásica son los sátiros y las ninfas (dríadas y hamadríadas) en Grecia, los silvanos y faunos en Roma. No es cuestión de hacer un resumen de lo que se creía acerca de ellos. La mitología estética y superficial de los poetas y escritores de otra clase (retóricos, etc.), griegos y latinos, quitó, en parte, a estos seres el aire rústico y natural con que se los imaginaron los hombres del campo. Por eso en el folklore de Europa, en los países en que no hubo en la antigüedad un desarrollo literario considerable, los autores modernos han podido recoger creencias tocantes a espíritus o demonios de los bosques, de aspecto a veces más primitivo que el de las clásicas, pero claramente relacionadas con ellas. Sobre el paralelismo de unas y otras se fundan las teorías de Mannhardt, seguidas por Frazer.

9c85412e421931140ebf97c6e0ebed94

7fa717b61dd4dab284f47e2e67ddd528


En este aspecto de la religiosidad y de la mitología europeas particularmente, en el que autores de principio de siglo verían con mayor claridad el tránsito del animismo (en el sentido en que lo definió E.B. Tylor, por no hablar del “animatismo” anterior) al politeísmo. Hay una serie de datos filológicos y folklóricos por los que se puede ver como el árbol al que se cree en un principio en sí divino, va convirtiéndose en mansión de la divinidad después, o tiene un doble divino, o una divinidad tutelar. La distinción entre las dríadas y las hamadríadas (de aire más arcaico) es de las más significativas en este aspecto. Divinidades que en un tiempo se consideraban como tutelares de los árboles, parece que antes “fueron los mismos árboles” o “habitaron en ellos”.

9d9c6abefc89837f7fb904e1e4d578eb

 

3a5e3b15eaa890a7519be49ccc8584ad

FUENTE:  http://www.epdlp.com

Related articles

 

Estándar
ARTE ESPAÑOL

EL ESCULTOR EDUARDO CHILLIDA JUANTEGUI

4e3700da8bc51ebd48c57d3a9fcb2312

El escultor Eduardo Chillida es uno de los artistas españoles con mayor proyección internacional. Su obra, galardonada en innumerables ocasiones, expuesta en más de una veintena de los más importantes museos y en numerosas retrospectivas, presente en el paisaje urbano de las más bellas ciudades, objeto de reflexión de grandes pensadores, es un legado de referencia ineludible en el panorama artístico del siglo XX.

d861b4213da9bc347b9aac508f090a85

FUENTE : http://cvc.cervantes.es

El Centro Virtual Cervantes desea ofrecer desde aquí un pequeño homenaje al artista e insigne académico, con el propósito de contribuir al mejor conocimiento de su obra y de su personalidad.

Eduardo Chillida Juantegui nace el diez de enero de 1924 en San Sebastián. Tercer hijo de Pedro Chillida y su mujer, la soprano Carmen Juantegui, a los 19 años comienza la carrera de Arquitectura en la Universidad de Madrid; antes, en su ciudad natal fue portero titular de fútbol de la Real Sociedad. En pocos años decide abandonar los estudios de Arquitectura para dibujar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Realiza sus primeras piezas en escultura.

ebcd3ae86bdb61d481762d6d9f8022b1

Su obra empieza a tomar cuerpo cuando se traslada a París y realiza sus primeras esculturas en yeso, impresionado por la escultura griega arcaica del Museo del Louvre. Comienza su amistad con el pintor Pablo Palazuelo.

En 1950 se casa con Pilar Belzunce en San Sebastián. Juntos se trasladan a Vellennes-sous-Bois, en la región de Seine-et-Oise (Francia). Un año después nace el primero de sus ocho hijos y pronto la familia regresa definitivamente a San Sebastián. Chillida comienza a trabajar en la fragua de Manuel Illarramendi, en Hernani. Realiza la primera pieza en hierro, Ilarik.

c701bc6d8043ca7a85789a1f648d8ec1

La obra del escultor Eduardo Chillida se caracteriza por su introducción en los espacios abiertos, integrándose para formar parte de ellos. Así, sus esculturas salen de su encierro en los museos, «toman la calle» y se acercan a cualquier persona que lo desee. Por ejemplo, El peine de los vientos se abre al mar de San Sebastián; la Plaza de los Fueros de Vitoria hace desear al espectador introducirse en ella para desvelar sus misterios… Y así también Lo profundo es el aire, del Museo de Escultura Española del Siglo XVII, en Valladolid; su Puerta de la Libertad, del barrio gótico de Barcelona; y, la que tal vez sea su obra más emblemática,Gure Aitaren Etxea, en Gernika.

El día 19 de agosto de 2002 falleció en su ciudad de San Sebastián, en su casa del Monte Igueldo.

9f6ae62d4738f2f2cd177ab65eedbbf5

OBRA

MUSEO CHILLIDA LEKU

«Chillida nos ha descubierto la respiración del caserío vasco
(sus grandes pulmones) y su luz, su dimensión vital.
Ha encontrado en el interior del caserío la esencia
de su escultura en busca de una arquitectura heterodoxa.»

Desde septiembre de 2000 Chillida Leku exhibe 42 esculturas dispersas por la finca y 120 obras entre figuras menores, gravitaciones y dibujos dentro del caserón del siglo XVI.  Se trata de un proyecto que Eduardo Chillida vino madurando durante 18 años y que por fin materializó en Hernani.

42775ff91584dcd334812a7c98cbf1f1

CHILLIDA EN EL GUGGENHEIM

[En 1999, el Museo Guggenheim de Bilbao dedicó
una gran exposición retrospectiva a la obra de Eduardo Chillida;
se recoge aquí una descripción de la muestra].

cbbe6572d3c6a90b3f4c4586aba8d0ea

Nunca antes la obra de Chillida se ha expuesto en un lugar tan singular como el Museo Guggenheim Bilbao y, por eso, lo primero que ha de tener en cuenta el visitante es la relación entre las obras y los espacios donde se encuentran. Por ello, las esculturas están agrupadas en familias, que se corresponden con el camino andado por el propio escultor, con sus preocupaciones e intereses. Pero también, con los materiales empleados por Chillida desde sus primeras piezas de 1948 en yeso hasta las del último año, elaboradas en acero cortén, pasando por el hierro, madera, granito, alabastro y papel.(…)

PROYECTO DE TINDAYA

Montaña mágica, su proyecto más ambicioso y polémico

Foto de Chillida con la maqueta del TindayaEl proyecto de Tindaya tiene un origen poético y una intención de impresencia espacial: se partía de un verso de Jorge Guillén, «Lo profundo es el aire», para luego consagrar la existencia del vacío, es decir, del espíritu interno de una montaña o de una materia.

En definitiva, y con exquisito respeto a lo ecológico, de lo que se trata es de horadar la tierra con la contemporaneidad de la técnica y con la poesía escultórica de una mística del mundo antiguo de los elementos.

Porque Chillida, maestro en la escultura del lleno y el vacío, sólo pretende una obra monumental que enlaza su universo creativo con esa vieja tradición espiritual de montañas mágicas, contemplativas, protectoras y rituales. Más allá de eso, el proyecto de un enorme cubo con paredes de traquita en el interior de la montaña tiene, asimismo, una intención de convertir su apariencia escultórica en representación de un horizonte de tolerancia que debe de ser común a todos los hombres.(…)

848394548c1036d475129d9c98cc171a

CHILLIDA Y ESTADOS UNIDOS

El embajador de EE.UU. en España, Richard Gardner, entregó en 1995 a Chillida el certificado y la insignia que lo acreditarán como uno de los 75 miembros extranjeros de la Academia Americana de las Artes y las Letras, después de que no pudiera asistir meses antes al acto de ingreso que le habían preparado en Nueva York.

11cb8c1a86d66af87c10ca5964edcdc9

CHILLIDA EN ROMA

Chillida se reencuentra con Tàpies en Roma

«Iru Burni», obra de Eduardo Chillida, ante el templete San Pietro in Montoro de Bramante, en la Academia Española de RomaEntre el 17 de enero y el 24 de febrero de 2002, el conjunto escultórico de Eduardo Chillida Iru burni se irguió frente al famosotempietto renacentista de San Pietro in Montoro. El claustro de la Academia de España en Roma, donde está el templo circular de Donato Bramante, primer monumento del Cinquecento renacentista romano, ofreció un aspecto insólito con la presencia metálica de las tres piezas del escultor vasco.(…)

HUELLA

EL ARQUITECTO DE CHILLIDA

En 1987 Eduardo Chillida llamó al arquitecto que seis años atrás le había rehabilitado su casa sobre el Peine de los vientos y le habló de una obra con la que su mujer, Pilar Belzunce, y él soñaban desde hace tiempo.

Joaquín Montero Basqueseaux es el artífice del Pabellón de acceso a Chillida Leku y de la rehabilitación y adaptación del caserío que preside la finca en la que el veterano artista decidió instalar la colección particular de su propia obra, en Hernani. Estos trabajos, culminados cuando el museo abrió sus puertas a finales de septiembre de 2000, se prolongaron a lo largo de 14 años y le han proporcionado un accésit en los «Premios del Colegio de Arquitectos vasco-navarro» en 2001, en cuya delegación en Bilbao dio una conferencia. Montero, que ha adaptado los espacios públicos de numerosas ciudades europeas en los que lucen esculturas de Chillida, reconoce que Chillida Leku es en su carrera algo «muy especial» y relata cómo el escultor y él se pasaron «dos o tres años hablando mucho y sin tocar nada: no hubo ningún momento en que se concibiera el Museo como ahora se conoce, sólo sabíamos que iba a ser un espacio expositivo».(…)

huella-expo_con_hijo-eduardochillidabelzunce

EDUARDO CHILLIDA,HIJO

En 2001, Eduardo Chillida y su hijo menor, el pintor Eduardo Chillida Belzunce, expusieron juntos por primera vez en el mismo espacio. La muestra se desarrolló en las salas que Caja Madrid posee en las Torres Kío de la capital de España, y constó de catorce esculturas del maestro consagrado y siete obras (óleos, en su mayoría) del emergente pintor.(…)

21586836b9e2fc64a42afedfd81028e8

Su cuerpo acusa el desgaste de la vida, pero de su interior continúa surgiendo la misma fuerza que ha transmitido a su ingente obra artística hasta dotarla de una monumentalidad que está presente incluso en sus piezas más minúsculas y en sus dibujos. Además, sigue acariciando su obra más ambiciosa: la apertura de un simple espacio cúbico de cincuenta metros de lado en el seno del monte Tindaya, en la isla de Fuerteventura, abierto a la luna, al sol y al mar.

Las protestas de los ecologistas de la isla, que reproducen por simpatía algunos grupos vascos a las puertas del Museo Guggenheim, le disgustan por ciegas, porque piensa que su obra contribuiría además a la preservación de una montaña tenida por sagrada, pero de la que nadie se acordaba hasta que él presentó su proyecto. No parece dispuesto a dar marcha atrás. Y así lo manifiesta mientras asiste, acompañado de su mujer, Pilar Belzunce, a la presentación de un despliegue inusitado de sus obras de todos los tiempos a través de los singulares espacios creados por Frank Gehry en el Museo Guggenheim de Bilbao…(…)

445147d1748f7c73fde510408ba38ac0

EL TALLER

POR GABRIEL CELAYA

El taller es oscuro y prometéico.
No fuegos fatuos. Fuegos combativos.
Fuegos vascos. Fuegos y juegos
que levantan lo sano por lo alto.
Las herramientas fieras,
los hornos de Galtzagorri que se divierte en la llama, Basojaun, el ferrón, que                                                                 [levanta una oreja, se ríe un rato,
luego trabaja. Luego golpea.
Luego…
Hay que domar el caos.
Hay que colonizar el vacío y poblarlo
de figuras dominantes y sagradas.
Chillida lo hace a su modo como antes
hicieron otros, golpeando y sudando,
sudando y pensando,
hace…
Se nota en su taller de ferrón, y en un olor, y en un calor…

Es el desorden cordial de la vida material, el amor de los metales destellantes,
y el golpe que lleva a más,
o —¿por qué no decirlo?— la casualidad.
Pues, ¿no hay siempre un secreto germinal, matnzoriginal, temblor y soledad
en este prometéico ¡zas, sí, yo, más!?
En este taller
—fuego, escorias, suciedad,
materiales arrumbados, fuegos gastados, iras, cansancios,
[artefactos que quizás para algo sirven— su presencia erigida y
[un poder dominante crean un orden secreto.
Y así surgen del caos los dioses prometéicos. Encima del taller está el estudio,
la mesa del dibujante y el ingeniero de sueños, los cálculos razonados, los
[proyectos,
pero…

 

 

 

Related articles

 

Estándar